¿Qué puedes ofrecer en esta Cuaresma?

OfrecerCada vez que llega este tiempo, la Cuaresma, sabemos que es un tiempo de preparación, un tiempo de reflexión, para ofrecer algún sacrificio personal, para cambiar algunas cosas y fortalecer otras. Pero cuando hablamos de preparación, ¿a qué nos referimos? ¿qué debemos hacer para prepararnos? ¿cómo debemos prepararnos? ¿hay alguna “guía oficial” de preparación durante la Cuaresma? en resumen, ¿qué podemos hacer durante la Cuaresma para vivirla de la mejor manera posible? ¿Qué podemos ofrecerle a Dios?

Esta es una de las razones por las que la mayoría se limita a asistir a la misa dominical, y “programar” su confesión para los últimos días de la Semana Santa. Pero, ¿qué hacer durante los días anteriores, después del Miércoles de Ceniza? Siendo Dios, ¿hay algo que nosotros, pobres mortales, podamos ofrecerle que sea de su agrado? Pues sí.

Varias páginas católicas tienen sugerencias muy interesantes para vivir mejor la Cuaresma. Encontramos un artículo muy interesante en CatholicLink con muy buenas sugerencias. No vamos a reproducir todo el artículo aquí, pero sí queremos compartir algunas de las ideas para ofrecer durante la Cuaresma.

UNO: Cada vez que te sientas enojado con alguien, reza un Padre Nuestro por él

Eso de orar por quien nos hacer enojar o nos hace algún mal, es muy difícil. La primera reacción es molestarse, y hasta devolver mal por mal. Ofrecer una oración por esa persona, nos ayudará a contemplar la pasión de Cristo, soportando los insultos por amor.

DOS: No seas grosero con nadie

Esta va de la mano de la anterior. Hay muchos motivos que nos impulsan a tratar mal a los demás. Contenerse, reflexionar, el famoso “cuenta hasta diez”, es un buen sacrificio para ofrecer a Dios en esta Cuaresma.

TRES: Cada día acepta un defecto que tienes y agradece a Dios por él

Si es difícil aceptar a los demás, más difícil aún es aceptarse uno mismo, sobre todo nuestras imperfecciones. Si Dios nos ama tal cual somos, con aciertos y errores, debemos amarnos también. “Ama a tu prójimo como a tí mismo”, para esto debes amarte. Ofrece tus imperfecciones y acéptalas, trata de verte como Dios te ve.

CUATRO: Perdona a cada una de las personas que te han herido

Seguramente recuerdas la última vez que alguien te hirió, o también aquella a quién “no perdonarás nunca”. Pues bien, si Jesús en la cruz perdonó a quienes lo estaban asesinando siendo inocente, podemos nosotros también perdonar a quien nos ha herido, aunque haya sido hace mucho tiempo.

Esto de perdonar no es nada fácil, tiene mucho que ver con el aceptar la humanidad e imperfección del otro, y tratar de verlo como Jesús le ve. “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden”.

CINCO: Busca la paz en las discusiones de familia

Cuando hay un problema en casa y la paz se pierde, escogemos un bando y defendemos a una parte, y la discusión puede tornarse cada vez más acalorada, hasta acabar con la armonía y crear un problema mucho más grande aún. “Un mundo en oración es un mundo en paz”. Busquemos la paz dentro de la familia, no avivemos el fuego, sino bajemos la temperatura con el agua del amor de Dios.

SEIS: No comentes nada negativo en las redes sociales

He aquí otro reto, pero esta vez para todos los que hacemos uso extensivo de las redes sociales. Muchas veces encontramos comentarios negativos en las redes y nosotros colaboramos con más comentarios negativos. Ofrece tu silencio, tu búsqueda de la paz en las redes. Los comentarios negativos pueden llevarnos a perder la paz y hacerle perder la paz a los demás.

SIETE: Por cada vez que revises tus redes sociales, reza un Ave María

En este tiempo, la mayoría no puede pasar un solo día sin revisar sus redes sociales. Pero, ¿qué tal si cada vez que lo hacemos rezamos un Ave María? podemos ofrecer ese acto de comunicarnos a la Madre de Dios, para que ella nos ayude a vivir mejor nuestra Cuaresma.

OCHO: No revises tu celular mientras comes o conversas con alguien

Esto no debería ser un sacrificio, es una muestra de respeto; pero es que estamos tan acostumbrados a estar “conectados” a través del móvil, que olvidamos conectarnos con quien tenemos en frente. Ofrecer este esfuerzo es una buena forma de reencontrarnos con aquellos que nos importan.

NUEVE: Expresa alegría en tu trabajo

¡Qué difícil se hace esto a veces! Nuestro trabajo nos aporta tanto stress y ratos no muy gratos que es difícil estar alegres mientras realizamos nuestras tareas. Una buena manera de vivir esta Cuaresma es ofrecer el esfuerzo por mostrar alegría mientras trabajamos.

Al final, la alegría es contagiosa, no solo ofrecerás algo personal a Dios, sino que colaborarás a crear un mejor ambiente de trabajo.

DIEZ: Cada noche escribe en una lista algo por lo que estés agradecido

¿Te has dado cuenta de cuántas veces agradeces a Dios comparado con las veces que le pides algo? Seguramente pides más de lo que agradeces, y es que no nos damos cuenta de todo lo que Dios hace por nosotros a lo largo del día. Si estás leyendo este artículo es que puedes ver (¡Puedes ver!), estás vivo, y eso ya es algo por lo cual agradecer.

Son tantos pequeños detalles cotidianos que damos por sentados que olvidamos que todo lo tenemos por gracia de Aquel que nos amó primero. Ofrece un tiempo durante la noche para escribir una lista de cosas por las que agradezcas a Dios, no importa si varias se repiten día a día.

Estas son solo diez ideas para ofrecer a Dios durante esta Cuaresma, el artículo original menciona veinticinco. Si deseas leerlo, visita el enlace de catholicLink.

Deja un comentario