IV Domingo de Adviento

AdvientoNos encontramos ya a las puertas de la Navidad, y las lecturas de hoy nos hablan del gran suceso que es el nacimiento de Jesús.

Tal como se le reveló al profeta Isaías en la primera lectura, “la Virgen dará a luz un hijo: Dios con nosotros”. Esto se explica mejor en el salmo 23: “va a entrar el Señor, el rey de la gloria, el dueño de la tierra y cuanto la habita.”

Y todos estamos invitados a llenarnos de su presencia, si buscamos la inocencia, la justicia y la pureza en nuestro corazón, tal como lo hizo José en el Evangelio.

Él acogió con humildad lo que el ángel le reveló y cambió sus planes de acuerdo a la voluntad de Dios, convirtiéndose así en el padre adoptivo del Salvador.

El apóstol san Pablo también decidió cambiar radicalmente su vida para seguir los planes de Dios. El, que perseguía y daba muerte a los cristianos, en la segunda lectura se presenta como “siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios”, y anuncia la muerte y resurrección de Jesús y la salvación que El nos trae.

Que este cuarto domingo de Adviento podamos discernir cuál es el plan de Dios para nosotros y, con sencillez y pureza, lo acojamos para nuestras vidas.

Deja un comentario